28 de febrero de 2013

Plaza de San Cristobal - Alicante 1986


Plaza de San Cristobal – Alicante 1986 - RF A156
Nueva Fotografía añadida a la colección Alicante “Antic” detalles de una ciudad
Copyright by José M. Deltell 2013
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS



Antigua fuente en la Plaza de San Cristobal.
 Fotografía tomada por Oscar Vaillard en 1895


La plaza de San Cristóbal está considerada como una de las más antiguas de la ciudad. Uno de los primeros nombres por el que se la conoció allá por el siglo XVI, fue plaza de la Puerta de la Huerta de Sueca. Tras la edificación de unas nuevas murallas a comienzos del siglo XIX, y desaparecer la puerta, se le rotuló con el nombre, plaza de San Cristóbal. Así se llamó hasta que en agosto de 1919, a propuesta del concejal Sánchez Sanjulián, acordó el Ayuntamiento que presidía el alcalde Antonio Bono Luque, llamarla de Juan Poveda.


Es posible que se le diera en honor del archivero municipal de aquella época Poveda que, junto con el escribiente Irles, catalogó durante los meses de julio y agosto de 1916, la biblioteca que donara Canalejas a la ciudad.

No obstante, el vecindario del barrio la llamaron plaza de San Cristóbal. En ella y desde el año 1836 estuvo la farmacia más antigua de Alicante, la farmacia Soler, regentada por José Soler Sánchez, que formó parte de la Sociedad Los Diez Amigos, que creó el barrio de Benalúa. La farmacia luego pasó a su hijo Agatángelo Soler López, más tarde a su nieto Agatángelo Soler Llorca, que la trasladó a la calle Mayor.

José Soler Sánchez, fundador de la farmacia Soler, nació en Alicante en 1840. Fue un buen estudiante, con una carrera sobresaliente. A los 21 años ya era licenciado en Farmacia, años más tarde se doctoraba en Ciencias. Seguidamente sacó por oposición la cátedra de Física y Química de Enseñanza Media, en Ciudad Real, años más tarde continuó sus estudios para obtener la cátedra de Física, en la Universidad Central. En el año 1876 presentó la instancia en el Instituto de Alicante y obtuvo el nombramiento de catedrático de Física y Química, que desempeñó durante treinta y dos años.

En dos ocasiones también desempeño la Alcaldía de Alicante, a él se le debe la creación del tranvía urbano por el centro de la ciudad, así como el primitivo Paseo de Campoamor, lleno de pinares. Fue uno de los creadores del barrio de Benalúa, presidió la constructora que llevó a buen fin, el nuevo barrio.

Tras la guerra, la plaza se dedicó al joven callosino José María Maciá, que capitaneaó a otros jóvenes de la Vega Baja y se presentaron en Alicante para liberar a su jefe, José Antonio Primo de Rivera. Al llegar a la entrada a la ciudad, por la costa, tuvieron una gran lucha, con los militares de asalto y civiles. Fueron vencidos los muchachos de Maciá. En su día a la típica y romántica plaza alicantina se le dio el nombre de Camarada Maciá. En la plaza, según el cronista Viravens dice que nació el virtuoso Fray alicantino Francisco Antón, en su tiempo famoso orador sagrado.

Texto: Ambrosio Ruiz -  LasProvincias.es




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada